La jugada de Callejón

Pocas veces un movimiento ha definido con tanta exactitud el juego de un futbolista como lo hace el desmarque de ruptura a la espalda de los centrales con José María Callejón. El extremo motrileño, que explotó como punta en Valdebebas, ya realizaba esta jugada en el Real Madrid de José Mourinho, pero ha sido en el SSC Nápoles de Maurizio Sarri donde ha terminado de afilarla hasta convertirla en uno de los caminos más directos de los partenopeos hacia el gol.
Los números no engañan: con su tanto el pasado miércoles ante la Lazio, que curiosamente vino partiendo por dentro, Callejón suma 66 goles y 50 asistencias en los 216 partidos que ha disputado con el Nápoles. Es decir, produce más de un gol cada dos encuentros a pesar de jugar en el lado débil. ¿O, en realidad, es gracias a eso?
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Nada más llegar, Maurizio Sarri realizó el cambio que redefiniría el juego ofensivo de los napolitanos: Hamsik abandonó la mediapunta para pasar a jugar de interior izquierdo. Esto provocó que el centro neurálgico del equipo quedara fijado en dicho sector, por el que además también transita el incansable Faouzi Ghoulam y el siempre genial Insigne. Y, como consecuencia, el juego se alejó todavía más de la banda de José Callejón. Pero lejos de ser esto un problema, la asimetría futbolística del Nápoles de Sarri le ha ido concediendo al español el espacio que necesita su fútbol para ser realmente útil.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Desde el lado débil, siempre separado de su defensor más cercano y sin que éste jamás pueda recibir ayuda alguna, José Callejón ha desarrollado su timing, su remate y hasta su técnica. En todos los sentidos ha crecido. De ahí que en muchas ocasiones haya pisado zona de mediapunta para dar toques que hace varios años parecían impropios en él. Sea como fuere, el movimiento, su movimiento, que mejor la define sigue siendo el mismo. Aprovechándose del ritmo al que juega el Nápoles, de los espacios que tiene siempre ante sí y de la amenaza que supone siempre el punta, sea quien sea, Callejón no para de romper a la espalda de ambos centrales esperando que el centro de Insigne sea lo suficientemente bueno como para que tener que dar, en el peor de los casos, apenas dos toques al balón. El Nápoles no necesita más de José. Ruptura, control, remate y celebración. Un movimiento acompasado que ya conocen todos, pero que nadie puede parar porque, para ello, los rivales se verían obligados a desatender la zona donde Sarri quiere tener el balón.

A pesar de ese tropiezo en la jornada inaugural, esta temporada el Nápoles vuelve a parecer uno de los equipos más peligrosos de la Champions League para los máximos favoritos. Su presión asfixia, su circuito asociativo marea y su delantera, con Callejón como gran secundario, propaga una enfermedad para la que no hay vacuna.
 En lo que ha sido capaz de incorporar a su repertorio para convertirse en un futbolista más completo y de una dimensión distinta a la que mostró en España. Callejón ahora mismo es un jugadorazo, un tipo que no sobraría en ninguna plantilla de la Champions. Y no tenía ese concepto sobre él cuando competía en La Liga.

Guedes para el Dúo 9

Gonzalo Guedes fue el hombre del partido en el emocionante triunfo que labró el Valencia en la siempre comprometida visita a Anoeta. Medirse a una Real Sociedad cargada de autoestima representa un reto complicado porque supone intentar desactivar uno de los planes A más consistentes y dominantes del campeonato; uno que, sin ir más lejos, te fuerza a gozar o de una capacidad de presión imponente, o de velocidad TOP en tu frente de ataque para dañar a la contra, ya que el circuito de salida de los de Eusebio suele llevar a su equipo a instalarse en campo contrario y controlar la situación desde allí. La Real constituye, en síntesis, uno de esos desafíos que ponen de manifiesto las limitaciones de la pareja de delanteros que forman Rodrigo y Zaza.
Pues si bien hay que partir de la base de que Eusebio sufrió las ausencias de Iñigo Martínez, Raúl Navas y Diego Llorente, y que sin ellos la respuesta colectiva sin balón perdió muchísimo nivel y se tendió a un desorden excesivo en cada jugada en la que Parejo enlazaba con Soler para darle calidad a su posesiones, el elemento de verdad diferencial en el encuentro fue el niño extremo portugués.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Gonzalo Guedes, cuya demarcación ideal posiblemente oscile entre la delantera por la variedad de desmarques que atesora y su don para crear peligro, ha sido ratificado por Marcelino García Toral como el extremo izquierdo de su proyecto y exhibiciones como las de anoche le cargan de razón. Desde el costado, dotó a su endiablada velocidad de un sentido súper agresivo y determinante y convirtió cada contragolpe del Valencia CF en un auténtico peligro. Para una pareja de puntas repleta de lectura de juego, experta en los apoyos y en abrir espacios y que, en lo referido al juego, anula a los centrales rivales de cara a lanzar ayudas a otro, contar con el inflamable Guedes en una banda les completa de una manera fantástica. Y lo cierto es que gracias a esto, los chés han terminado de convertirse en uno de los conjuntos más atractivos de lo que va de Liga.

Frente al lateral derecho más rápido de España –Álvaro Odriozola-, Goncalo Guedes consagró su explosividad como el salto de calidad que necesitaba este nuevo Valencia CF de Marcelino García Toral.
 
La Real ha pagado muy caro las bajas en el centro de la defensa esta semana. 
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Encima ayer se unió Diego Llorente y eso hizo que primero jugara Zubeldia de central y acabara el partido Illarra por la roja siendo centrocampistas ambos. 

Impresionante Guedes y impresionante también el despliegue de Odriozola.

Qué gran maravilla Guedes, fue segundo en el Golden Boy en 2015 solo tras la explosión de Martial. Velocísimo y parece que tendrá eso que a la postre le falta a muchos proyectos similares: concreción, levanta la cabeza, tiene pausa en los últimos metros y veremos sus cifras a final de temporada. 

Las bajas en defensa de la Real la desorganizaron mucho.

La epopeya del Thun

Thun es una postal. Con su lago, su castillo y sus montañas calizas de cumbres nevadas enmarcando la preciosa escena, la principal vista de la coqueta ciudad suiza, de apenas cuarenta mil habitantes, bien podría pasar por una imagen compuesta por cinco mil piezas de puzzle esperando ser correctamente entrelazadas. Ubicada en el cantón de Berna, muy cerca del centro geográfico del país y a apenas treinta kilómetros de la capital helvética, Thun ofrece el innegable atractivo turístico de la típica estampa de microclima alpino en entorno rural, muy alejada de las grandes urbes de la confederación helvética como Basilea, Ginebra o Zúrich. Pero no vamos a engañarnos. Con todo su innegable atractivo, el reflejo de los geranios más rojos del mundo sobre las aguas del Thunersee jamás habría pasado de ser una simple postal a los ojos de cualquier aficionado al fútbol si no hubiera sido por lo ocurrido el catorce de septiembre de 2005. El día en el que el modesto y semidesconocido FC Thun debutó en la fase de liguillas de la Liga de Campeones.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Fundado en 1898, y habiendo jugado una única temporada (1954-55) a lo largo de toda su historia en la máxima categoría del fútbol suizo, el ascenso en la temporada 2002/03 abrió los años más brillantes de la historia del club alpino. Apenas una campaña para sentarse entre los principales clubes del país y, dos años después de su ascenso, el Thun se proclamaba subcampeón de la Super League suiza por detrás del campeón Basel con una plantilla compuesta por futbolistas sin pedigrí, abnegados jornaleros del ciento cinco por setenta entre los que, aún a día de hoy, resulta imposible resaltar algún nombre con especial trascendencia en el panorama continental. Brasileños, algún africano, oriundos balcánicos afincados en Suiza… y Mauro Lustrinelli. Si de entre aquella modesta nómina de jugadores un nombre resonaba por encima del resto era el de su hombre-gol, el del autor de veinte goles en la temporada del subcampeonato, una docena de partidos como internacional absoluto con Suiza y mundialista en el año 2006. Sus dos buenas temporadas con el Thun catapultaron su proyección en ese oscuro tercer nivel del fútbol europeo. Un año comiendo realidad en el Sparta de Praga fue suficiente para devolverlo a la modestia habitual del campeonato nacional suizo, lo que supone buena muestra del escaso nivel que reunía aquella histórica plantilla.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Tras superar dos fases previas, una primera durísima ante el Dinamo de Kiev y una definitiva ante el Malmö sueco (con tres goles de Lustrinelli en el choque de vuelta), el Thun accedió a la definitiva fase de grupos de la competición, siendo encuadrado en el Grupo B junto a Arsenal, Ajax y Sparta de Praga. Y fue precisamente en un escenario con la mística del desaparecido Highbury donde el conjunto helvético se convirtió en el club de menor presupuesto (apenas cinco millones de francos suizos, unos cuatro millones de euros) que ha conseguido disputar la máxima competición continental.
Su primer contacto no pudo ser más frustrante. Era el Arsenal de Henry, Fàbregas, van Persie o Campbell y, tras igualar el gol inicial de Gilberto Silva dos minutos después, solo un gol en el tiempo añadido de Dennis Bergkamp pudo mandar definitivamente a la lona a los suizos. Ya en el segundo partido, y obligados por UEFA a jugar como locales en el Stade de Suisse en la cercana Berna ante el incumplimiento de los requisitos mínimos del pequeñísimo y humilde Stadion Lachen, habitual feudo del equipo, el Thun comenzó a cimentar su muy meritoria clasificación como tercero del grupo al imponerse al Sparta por un gol a cero. Dos contundentes derrotas ante el Ajax (2-0 y 2-4), y un nuevo y ajustadísimo tropiezo ante el Arsenal (0-1, tras penalti marcado por Pirès cuando el partido ya enfilaba el minuto noventa), forzaron a que el Thun tuviera que sacar algo positivo de su visita a la capital checa. El empate a cero logrado en el Letná de Praga dejó a los suizos en tercer lugar del grupo, por delante del propio Sparta, y clasificados para la Copa de la UEFA, de la que fueron eliminados a las primeras de cambio por el Hamburgo, ya sin Urs Schönenberger, el técnico del milagro, en el banquillo.
El Thun tardó apenas un par de temporadas en descomponerse del todo. Si fulgurante fue su irrupción en la elite, no menos lo fue su caída. Un nuevo descenso de categoría en la campaña 2007/08 y otro pasito adelante en la 2010/11, temporada en la que el pequeño club alpino recuperó la categoría entre los principales equipos del país siendo un habitual de la zona media de la clasificación (habiéndose colado incluso en un par de ediciones de la Europa League) en estos últimos años.
Puedes hacerte con las camisetas del histórico FC Thun de 2005 en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.
Classic Football Shirts| Swiss Super League

Con Thiago

Mi fútbol es así. Intento ver las situaciones antes de que ocurran‘. La genética fue generosa con Thiago Alcántara (Brindisi, Italia, 1991). No le dotó de un cuerpo hercúleo ni de unas medidas imponentes, pero sí que trazó su semblanza futbolística a imagen de la de su laureado padre. Thiago es Mazinho evolucionado. Es la extrema seguridad en el pase de su progenitor aderazada con un chorrito de picardía e intencionalidad. ‘Eso no se razona, surge naturalmente‘, matiza el centrocampista español cuando se le pregunta sobre su capacidad para gestionar la toma de decisiones en a la hora de ejecutar un pase. Por si quedaba alguna duda sobre el origen innato de su habilidad.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
La carrera de Thiago ha sido, desde su irrupción en la elite, una ansiosa espera. Una espera a una explosión que se adivinaba devastadora bajo unos maravillosos auspicios pero que, por razones diversas, no terminaba de llegar. Fueron varios los cambios de entrenador, de sistema, su llegada a Múnich, el ligamento interno de su rodilla derecha… factores todos ellos que fueron retardando el clímax del fútbol que el mayor de los hermanos Alcántara estaba dispuesto a ofrecer. Un tránsito complicado. Tampoco con Guardiola, en las cuatro campañas en las que compartieron escudo en Säbener Strasse, pareció encontrar acomodo su peculiar talento, precisamente cuando todas las previsiones apuntaban a su definitivo despegue bajo la batuta del técnico catalán, con quien parecía adivinársele especial conexión futbolística.
Con veintiséis años recién cumplidos, y una explosión quizá algo tardía, Thiago por fin vive la que está siendo su mejor y más completa temporada como futbolista profesional. El cambio de posicionamiento, de interior con Guardiola a mediapunta por delante de dos mediocentros con Ancelotti, ha despertado el lado salvaje de su fútbol. En una posición que se antoja idónea para el despliegue de sus condiciones, Thiago no solo es más participativo y toca más balón que antes, sino que también es más resolutivo. Sus participaciones siempre son determinantes y su fútbol ya no es de mero acompañamiento porque tiene una identidad propia y muy definida, con un protagonismo del que hasta ahora no había sido capaz de disfrutar. Es, en ese sentido y con los metros avanzados sobre el césped por razón del nuevo dibujo táctico, algo menos Mazinho y un poquito más Laudrup. Su fútbol gana quilates cuando el Bayern suelta amarras y se lanza hacia arriba con esa voracidad tan suya, porque no solo funciona para monopolizar y esconder el balón, sino que también sirve para encauzarlo hacia situaciones sospechosas de gol. Es un Thiago nuevo, más libre y más autónomo. Un Thiago que por fin parece haber encontrado su sitio y su momento. Un Thiago al que le espera uno de los retos más complicados de su carrera bajo el examen de la exigencia y la obligación en el Bernabéu.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Puedes encontrar camisetas de Thiago Alcántara en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.