Abierto también gana el Madrid

El Real Madrid obtuvo tres de los siete puntos que le faltaban para ser campeón ante un Sevilla inconexo que hizo el esfuerzo por conectarse pero que no pudo conseguirlo. Aun así, se trató de un encuentro abierto durante la mayor parte del minutaje porque Zidane presentó la versión menos sólida de su equipo.
El técnico francés, sabedor de que Sampaoli se acoge a rutinas como tener el balón o presionar arriba, apostó por un 4-2-4 y por futbolistas preparados para marcar la diferencia al atacar con espacios frente a sí (Kovacic, Asensio, James, Morata). Su problema residió en que, defensivamente, careció de orden. En primer lugar, porque Kovacic y Kroos, el doble pivote, manejan chips muy parecidos a la hora de defender -ambos se basan en la presión hacia delante-; y en segundo, porque la posesión blanca tejió muy pocas ventajas a su táctica. Kovacic volvió a ser una pesadilla para Kroos en términos asociativos, al ser el único centrocampista sin la costumbre de colocarse para dibujarle triángulos que favorezcan la fluidez en los pases, y James, desde la banda derecha, tampoco cubrió esa carencia. Vale que Zidane pudo buscar un partido abierto, si bien cuesta pensar que aceptase que su propio conjunto mostrase tan poca cohesión.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
En dicho contexto, tres hombres sevillistas desempeñaron un rol protagonista. A favor de los suyos, Jovetic y Correa, que asistidos por Krohn-Dehli -que reapareció de su lesión como mediapunta del 4-2-1-3 que dibujó Sampaoli-, exprimieron los déficits posicionales del incompatible doble pivote merengue. En contra, Kranevitter, con pérdidas de balón incesantes en zonas prohibidas, daba alas al Madrid.

En el colíder, hubo un par de buenas noticias. Para empezar, los laterales Danilo y Nacho lucieron en ataque permitiendo que ese modelo ofensivo sustentado en dichas figuras siguiese teniendo valor pese a las ausencias de Carvajal y Marcelo. Para terminar, sin duda debe ponderarse la actuación de Asensio, porque no es normal que un futbolista enfocado a la creación de ocasiones participe más en 90 minutos de juego que el mismísimo Toni Kroos. Asensio se mueve en el Real como Bale en Gales; va adonde quiere porque siente, y demuestra, que en cualquier parte suma. El mallorquín es un joven muy especial.
A mí más allá de que para mí los más MC son Casemiro y Modric (sobre todo en la faceta defensiva), y cuando salieron el Madrid fue absolutamente otro… me gustaría bastante hablar de Asensio.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características

Seguro me equivoco, pero me da que este chico marca más el estilo del Real Madrid que, por ejemplo, Isco. Creo que si Asensio está la producción ofensiva, y la manera de atacar cambian radicalmente. Pasa a ser todo mucho más rápido y fluido, y esa sensación la tengo aunque Asensio no juego muy bien. Isco es un crack, y está de dulce, y además creo que se complementa y se entiende con Asensio a las mil maravillas, pero cuando hemos visto al Madrid B lucir, creo que es más el Madrid de Asensio que el de Isco.

El Despertar

Sucedió en Francia durante el verano de 1998. Ronaldo Nazario ya era el mejor futbolista del mundo, la pieza más salvaje que el fútbol había regalado desde Maradona, pero con trazos de venir del futuro. La constelación brasileña que él lideraba tenía cara de amargura y desolación. El 3-0 de la final del Mundial era abrumador. Del otro lado, los franceses celebraban un triunfo que cambió los avatares del juego y que el mismo fútbol les debía. El hombre de la final era un Zinedine Zidane pletórico, pero muy cerca de él, Thierry Henry festejaba con una camiseta amarilla de valor incalculable: la de Ronaldo. Con ella puesta, el entonces futbolista del Mónaco dejó para siempre una postal inolvidable besando la Copa del Mundo. Fue en ese momento que los midiclor Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Hablando de Verratti, en este espacio se dio nota de la ambigüedad que rodea al hincha del fútbol que está en constante expectación de ser vislumbrado por el fulgor de los nuevos talentos, mientras busca en ellos reminiscencias de las viejas glorias del pasado. Con Mbappé no fue distinto. Una vez hizo su imborrable aparición en la Champions, las comparaciones con Ronaldo y Henry, más allá del obvio parecido estilístico, no tardaron en invadir la red. Había razones, y quien vea flashes de uno u otro en varios de sus lances no está loco, pero el chico se ha encargado de dotar a su fútbol de una personalidad propia en pocos meses, los mismos que también le han bastado para convertirse en un candidato inexpugnable al gran trono de mejor jugador del mundo en unos años.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Mbappé es delantero centro. El anacrónico sistema del Mónaco, que da prioridad a una doble punta) abastecida por dos mediocampistas ofensivos, como si esto fuesen los 90s, ha permitido a Mbappé saltar a la élite en la posición en la que, si todo ocurre como parece que ocurrirá, disfrutará de sus mejores años, un lujo que no todos los ‘9’ de planta y/o velocidad similares se han podido permitir. Mismamente, sus compatriotas Thierry Henry y Karim Benzemajugaron muchísimo en banda en edades tempranas. Para él eso ha sido una bendición porque le ha permitido desarrollarse donde puede potenciar su fútbol y no solamente unas condiciones físico-técnicas concretas. Y esto es importante porque si hay algo que impacta de inmediato es la sensibilidad con la que juega y la sabiduría que desprende. El nombre original de este artículo, que estaba planeado para salir antes de los cuartos de final de la Champions, era ‘Freak and Geek’. Era una referencia a su físico descomunal y su comportamiento intelectual dentro del terreno de juego. Y a su adolescencia. Sin embargo, el devenir de las últimas semanas ha cambiado la impresión que Mbappé había dejado hasta entonces, de prometedor futbolista incompleto, y hoy hay que mirarlo como se ve a una estrella en ciernes, que es lo que realmente es.

El ímpetu de Fernández

Antes incluso de sufrir las consecuencias de su derrota en Waterloo, Napoleón Bonaparte ya decía que la victoria tiene cien padres, pero que la derrota es huérfana. Dicha frase ha sido utilizada en multitud de ocasiones para reflexionar acerca de la soledad del derrotado, pero si de la candidatura al título de Liga del Real Madrid de Zidane se trata tenemos que quedarnos con “la parte que nunca importa”, con lo que va antes del “pero”. Porque si el conjunto blanco suma al menos cuatro de los seis puntos que le quedan en juego el reparto de méritos deberá ser mucho más amplio de lo normal. No es ya una cuestión de competir como equipo o de química colectiva, sino más bien de cómo la inmensa mayoría de sus futbolistas se han ido alternando a lo largo de la temporada a la hora de tirar del pelotón.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Esto ha sucedido, en primer lugar, porque Zinedine Zidane así lo decidió, así lo buscó y así lo potenció desde el primer día a base de demostrar una confianza plena e inquebrantable por cada uno de sus jugadores. Con una visión muy global, priorizando siempre el ganar la guerra a costa de poder perder ciertas batallas, el técnico francés ha ido responsabilizando a todo el vestuario del resultado final, aun a sabiendas, como ya sabía su compatriota, de que en caso de derrota no habrá nadie más responsable que él. Pero, claro, Zidane sabe que su confianza no es ni mucho menos ciega. Que contar con Varane/Pepe como tercer central, con Iscocomo jugador número doce, con James como opción puntual y con Morata como segundo delantero es algo que no está al alcance de ningún otro equipo del mundo. Por calidad neta, pero también por adecuación a los diferentes retos, la profundidad de su plantilla marca diferencias.

Y, pese a que todos pueden explicar esto de una forma diferente, con sus argumentos y sus matices, la visión no estaría del todo completa si no pusiéramos en valor la figura de Nacho Fernández.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Del central madridista se ha repetido como un mantra -justificado- aquello de que “siempre cumple”. Pero éste elogio, que es el mejor posible para un cuarto central de un grande, se comenzó a quedar pequeño desde hace ya un tiempo. Su rendimiento individual, ajeno siempre al momento del equipo o a la falta de continuidad, se ha ido elevando conforme el paso del tiempo y de los partidos nos ha permitido conocerle mejor. Seguramente la mejor de sus virtudes sea su metódica concentración, esa que le lleva a cometer muy pocos errores y a permitirse el lujo de sumar aciertos como el del domingo ante el Sevilla, pero sí ha conseguido instalarse en un puesto tan exigente como el de central del Real Madrid ha sido sobre todo por su punta de velocidad. Ésta quizás sabe a poco por haber ido acompañando a tres de los centrales más imponentes del momento -y de la historia- en este sentido (Pepe, Ramos y Varane), pero no por ello es menor ni reseñable. Sobre todo en clave liguera, donde así logra controlar a la gran mayoría de delanteros rivales.

Quien era Denilson

El 28 de agosto de 1997, el Real Betis cerró el traspaso de Denilson convirtiéndolo en el futbolista más caro de la historia tras una operación que pareció una película tragicómica. Según confirmaron tanto el jugador como su representante en tiempos recientes, Denilson y su club de origen, el Sao Paulo FC, alcanzaron un acuerdo verbal con el Real Madrid en el verano de 1996 al que desde la casa blanca no se pudo hacer frente por su maltrecha economía. 365 días después, fue el FC Barcelona quien acudió a su reclutamiento con el anhelo de cubrir el vacío que iba a dejar Ronaldo en el Camp Nou huyendo al Inter de Milan, pero los culés se echaron para atrás y decidieron volcar sus esfuerzos en el deportivista Rivaldo. Con el Barça fuera de la operación, la SS Lazio era el último escollo de cara a que el prometedor extremo zurdo aterrizase en la capital de Andalucía, y una vez la oferta verdiblanca se incrementó 3,5 millones de dólares, el
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
presidente Manuel Ruíz de Lopera cumplió el gran sueño de reunir al tridente Denilson-Alfonso-Finidi. Por cosas como aquella, tan similares a cuando un ciudadano español de clase media contraía su segunda hipoteca para comprarse un piso en la playa, nació “La Liga de las Estrellas”; una época, vista con perspectiva, bastante desaprovechada por nuestro fútbol.
Parte del poco partido que se extrajo de la inversión acometida derivó del típico mal del nuevo rico. Los clubes de La Liga no estaban profesionalizados para manejar las fastuosas cantidades económicas que trajo el contrato televisivo que recién había entrado en vigor. A ello se le sumó el extraordinario boom que supuso Ronaldo en la cultura popular del mundo y de este país en particular, pues nunca se había visto un adolescente marcando así la diferencia en Europa y todos persiguieron su propia recreación. El fichaje de Denilson por el Betis no fue sino la consecuencia de aquel doble hecho conjugado: el nuevo contrato televisivo y la enfermiza búsqueda del nuevo chico de oro. ¿Problema? Él no lo era.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Denilson fue un jugador interesante pero nunca un proyecto de estrella. Si ahora se revisa el archivo y se repasan sus supuestas exhibiciones en el Sao Paulo FC, lo que se descubre es un extremo con notables facultades físicas y una gran técnica para conducir la pelota a gran velocidad que adolecía de muchísimas limitaciones para transformarse en un jugador de los que dan puntos: su lectura de juego no iba más allá de recibir la pelota al pie y encarar al lateral derecho verticalmente, su explosión física no duraba lo que las mejores y acababa desinflándose en las acciones en las que partía desde más atrás, carecía de cualquier tipo de instinto o técnica para hacer goles y, lo más llamativo, tratándose de un regateador, reducía su abanico práctico real a un único drible: la bicicleta múltiple con salida hacia el exterior. Nada más. Su otra jugada reconocible, el recorte de tacón hacia el interior también típico de Roberto Carlos, no tenía verdadero uso tangible porque, tras hacerlo, no veía nada por dentro y volvía a salirse hacia fuera. Denilson podría haber sido un hombre relevante en un equipo de juego de posición típico de Van Gaal que le pidiera dos o tres cositas por noche, pero jamás se trató, ni pudo tratarse, de un jugador global. Su decepcionante -aunque noble y emblemático- paso por el Betis resultó coherente. Demasiada responsabilidad, y demasiada exposición, hacia un potencial que no daba para tantísimo.

Modric y Rakitic

Durante muchos años en Inglaterra se dibujó una incompatibilidad imposible de resolver entre dos de sus grandes talentos, Steven Gerrard y Frank Lampard. Ciertamente se trataba de dos futbolistas que pisaban zonas parecidas y que necesitaban de un rol bastante similar, pero cuesta pensar que dos de los centrocampistas de la década, ambos instalados en la élite de la Champions, no pudieran jugar juntos para el mismo equipo. Sea como fuere, eso fue lo que terminó pasando para mayor disgusto de una frustrada Inglaterra.

Años más tarde, este mismo caso se vuelve a repetir en Croacia con otros dos centrocampistas de renombre. Porque al mismo tiempo que destacaban en sus clubes, Luka Modric e Ivan Rakitic han sido incapaces, como pareja, de rendir al mismo nivel en su país.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Aunque en el fútbol dos más dos está más cerca de ser siete que cuatro, de una selección como la croata siempre se ha esperado una mayor capacidad de hacer destacar al unísono a sus dos grandes talentos de esta generación. Pero salvo en ciertos partidos de ambas Eurocopas, esto ha estado lejos de suceder. Hemos visto combinaciones de todo tipo. En 2012 Rakitic partía de una banda y Modric era miembro del doble pivote. En el camino hacia Brasil 2014, ambos ejercieron de interiores por delante de Vukojevic, Badelj o Kovacic. Ya en dicho Mundial, Kovac apostó por formar un doble pivote con Luka e Ivan repartiéndose los dos perfiles.
En 2016 se mantuvo el 4-2-3-1, pero con Rakitic de 10. Y, por último, como muestra final de una nueva serie de pruebas sin éxito, en el último partido de la clasificación para el próximo Mundial de Rusia fue Modric el que pasó a la mediapunta por delante de Rakitic y Badelj.

Croacia ganó ese último y decisivo partido ante Ucrania, pero fue verdaderamente significativo el desolador panorama que afrontaron los centrocampistas de Madrid y Barcelona. A Rakitic, que bajaba hasta situarse casi entre centrales, se lo saltaban una y otra vez en salida. A Modric, directamente le tenían de espaldas tratando de recibir una y otra vez los forzados pases de sus compañeros.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Como decíamos, el debut de Zlatko Dalic se saldó con un billete para la repesca, pero pareció alejar un poquito más a Croacia de esa mejor versión posible que todavía no hemos visto nunca. ¿Serán, acaso, Luka Modric e Ivan Rakitic incompatibles? ¿Lo han sido siempre o lo son ahora que juegan en una posición parecida en sus clubes? ¿Estamos ante un nuevo caso Gerrard – Lampard? ¿A ellos también les ha faltado un pivote? Resulta curioso que los distintos técnicos hayan invertido tan poco en la fórmula, quizás, más natural: la de Luka como interior y a Ivan como diez. Pero, sea por lo que haya sido, a Croacia el tiempo se le empieza a agotar.
Lo mejor para Croacia seria que modric tenga más libertad y este más arriba, entre líneas en muchos casos (a lo Isco en el Madrid) ya que me parece el más talentoso de los dos y con modric ahí Croacia le costaría menos crear ocaciones de gol, además todo esto tratándose de una selección que depende más de individualidades para desbordar.