Modric y Rakitic

Durante muchos años en Inglaterra se dibujó una incompatibilidad imposible de resolver entre dos de sus grandes talentos, Steven Gerrard y Frank Lampard. Ciertamente se trataba de dos futbolistas que pisaban zonas parecidas y que necesitaban de un rol bastante similar, pero cuesta pensar que dos de los centrocampistas de la década, ambos instalados en la élite de la Champions, no pudieran jugar juntos para el mismo equipo. Sea como fuere, eso fue lo que terminó pasando para mayor disgusto de una frustrada Inglaterra.

Años más tarde, este mismo caso se vuelve a repetir en Croacia con otros dos centrocampistas de renombre. Porque al mismo tiempo que destacaban en sus clubes, Luka Modric e Ivan Rakitic han sido incapaces, como pareja, de rendir al mismo nivel en su país.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Aunque en el fútbol dos más dos está más cerca de ser siete que cuatro, de una selección como la croata siempre se ha esperado una mayor capacidad de hacer destacar al unísono a sus dos grandes talentos de esta generación. Pero salvo en ciertos partidos de ambas Eurocopas, esto ha estado lejos de suceder. Hemos visto combinaciones de todo tipo. En 2012 Rakitic partía de una banda y Modric era miembro del doble pivote. En el camino hacia Brasil 2014, ambos ejercieron de interiores por delante de Vukojevic, Badelj o Kovacic. Ya en dicho Mundial, Kovac apostó por formar un doble pivote con Luka e Ivan repartiéndose los dos perfiles.
En 2016 se mantuvo el 4-2-3-1, pero con Rakitic de 10. Y, por último, como muestra final de una nueva serie de pruebas sin éxito, en el último partido de la clasificación para el próximo Mundial de Rusia fue Modric el que pasó a la mediapunta por delante de Rakitic y Badelj.

Croacia ganó ese último y decisivo partido ante Ucrania, pero fue verdaderamente significativo el desolador panorama que afrontaron los centrocampistas de Madrid y Barcelona. A Rakitic, que bajaba hasta situarse casi entre centrales, se lo saltaban una y otra vez en salida. A Modric, directamente le tenían de espaldas tratando de recibir una y otra vez los forzados pases de sus compañeros.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Como decíamos, el debut de Zlatko Dalic se saldó con un billete para la repesca, pero pareció alejar un poquito más a Croacia de esa mejor versión posible que todavía no hemos visto nunca. ¿Serán, acaso, Luka Modric e Ivan Rakitic incompatibles? ¿Lo han sido siempre o lo son ahora que juegan en una posición parecida en sus clubes? ¿Estamos ante un nuevo caso Gerrard – Lampard? ¿A ellos también les ha faltado un pivote? Resulta curioso que los distintos técnicos hayan invertido tan poco en la fórmula, quizás, más natural: la de Luka como interior y a Ivan como diez. Pero, sea por lo que haya sido, a Croacia el tiempo se le empieza a agotar.
Lo mejor para Croacia seria que modric tenga más libertad y este más arriba, entre líneas en muchos casos (a lo Isco en el Madrid) ya que me parece el más talentoso de los dos y con modric ahí Croacia le costaría menos crear ocaciones de gol, además todo esto tratándose de una selección que depende más de individualidades para desbordar.